Expresionismo Abstracto: "Mi pintura no procede del caballete"

  • tamaño de la fuente
Valora este artículo
(3 votos)

Desde muy joven me he sentido atraído por el expresionismo abstracto, dejándome seducir por artistas como De Kooning, Franz Kline, Robert Mothervell, Pollock, entre otros muchos.

Sobre todo por la libertad en su forma de trabajar.

Al principio de los años 80 y sin haber acabado todavía Bellas Artes, tuve la suerte de conocer a dos grandes pintores como son Uiso Alemany y Vicente Peris, con los que mantuve una estrecha relación, tanto pictóricamente como de amistad.

Entre 1982 y 1984 Alemany y Peris  aprovecharon las aulas vacías de la Escuela  de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, recientemente trasladado a nuevos espacios, en la Universidad Politécnica. Para realizar una experiencia pictórica-vital, con grandes lienzos en los que dejaban que la imagen irrumpiera salvajemente. A esta experiencia en  las aulas del Carmen seguirían otras en diversos puntos de Valencia, (Atarazanas, Matadero y la Playa de la Malvarrosa). Durante estos años que permanecí a su lado, fueron mi mayor influencia tanto en lo pictórico como en lo vital, aunque siempre he ido a mi aire.

Abstracción nº 19  180x150 cm.

Este origen en la pintura abstracta procede del intento de prescindir por completo del objeto y de la figura, de componer la obra totalmente mediante la combinación de líneas y colores, acentuando los aspectos cromáticos, estructurales o formales, sin atender a la imitación de la realidad, dejando de un lado los instrumentos tradicionales, como el caballete, la paleta o los pinceles, declinándome por espátulas, palos, brochas grandes o cualquier instrumento que me permitiera herir la tela.

Abstracción nº 12  180x150 cm.

Pretendía  dotar  el lienzo de un lenguaje visual autónomo, que tuviera  su significado propio y estuviera impregnado por un sentimiento y una realidad interior. Sobre telas de gran formato, montadas en bastidores metálicos, donde me permitían quitarlas o ponerlas con gran rapidez. 

Técnicamente las pinturas eran una  mezcla de pigmentos y látex. Negros, blancos y azules para conseguir grises, colores idóneos para expresar seriedad, ambigüedad y elegancia,  unidos a purpuras, rosas, violetas y tierras para dotar a la obra de tranquilidad y calma.

Abstracción nº 8  180x150 cm.

Esta fue la 1ª exposición importante en la que pude mostrar estas obras de gran formato. Fue  en el año 1984 con el titulo de (Obra Abstracta Amat Bellés-Arturo Doñate. Casa Abadía, Castellón).  Fue Amat quien sin haber visto los cuadros  pero confiando ciegamente en mí, me cedió generosamente el espacio para compartir la exposición. Fue  mi alternativa y quien mejor para ejercer de maestro que mi estimado amigo y gran pintor Amat Bellés.

Abstracción nº 14  180x150 cm.

1357
Más en esta categoría:

Artículos relacionados (por etiqueta)