Un restaurante convertido en obra de arte: El mural de 100 metros cuadrados de Doñate en Vila-real

  • tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

El pincel de Arturo Doñate es inquieto, atrevido, se niega a enmarcarse únicamente en lienzos porque su creatividad va más allá. Por eso experimenta con nuevas técnicas y texturas. Tampoco entiende de límites de formato. Cuando Quini del Prado y Pedro del Prado, impulsores y creadores del restaurante italiano Lucciola de Vila-real (Castellón) le plantearon el reto de pintar un mural de 100 metros cuadrados, no pudo resistir la tentación de aceptarlo.

Para Del Prado, Doñate “ha sido una figura artística a seguir en todos los sentidos”, y destaca que “su fuerte es su personalidad, capaz de capear cualquier estilo y atreverse con cualquier técnica que se proponga”. Y esa confianza en el artista se tradujo en una libertad creativa absoluta para decorar el techo del edificio. “Fiel a un estilo naif”, como lo define Del Prado, Arturo Doñate siempre ha sido el artista "fetiche" de lo contemporáneo y vanguardista en nuestros alrededores, razón que motivó que lo eligiera para impregnar de personalidad a su pizzería.

El proceso creativo

100 metros cuadrados de pared desnuda para dar vida a un mural colorido y vanguardista. El azul, el blanco, el amarillo y el rojo inundan cada rincón del restaurante con una composición de barcos infinitos encadenados que no dejan ningún espacio vacío.

El artista tuvo que ingeniárselas para sortear las dificultades que suponía pintar sobre un lienzo de escayola en una pared llena de ondas. Una obra a gran escala que Arturo Doñate tardó un mes en finalizar.

El proyecto se desarrolló en dos fases. En la primera de ellas, Doñate dibujó el mural de la parte inferior del techo. Y ,en la segunda fase, se enfrentó a la parte más delicada de la obra, el diseño de la cúpula. Una cúpula que simula ser un agujero por el que se cuela una lluvia incesante de barquitos que en su caída quedan encajados en la marea colorida del mural.

El toque Doñate convierte a este edificio en uno de los referentes vanguardistas de Vila-real (Av. França, 50, Vila-real - Castellón). Un ejemplo más de la versatilidad de este artista, y un lugar de visita obligatoria para los amantes del arte. 

1559
Más en esta categoría:

Artículos relacionados (por etiqueta)